domingo, 17 de septiembre de 2017

Viaje a Los Alpes. Etapas 7 y 8.

Ruta: Aosta.Italia-Verbania.Italia.
Recorrido:205 Kms
31-07 y 01-08. El viaje de hoy empezó con dos equivocaciones de ruta (dos pelones de bola). La primera dentro de la ciudad de Aosta, tomé una salida que no era en una redoma, esa se pudo corregir rápido, la segunda fue que entré a la autopista por donde no era y tuve que rodar 40 Kms para poderme devolver y además pagar 4 € de peaje. Bueno seguí el camino, que hoy también era casi todo por autopista, porque no quise ir por carreteras porque pasaban por demasiados pueblos y hay demasiadas redomas que reducen mucho la velocidad y aumentan el tiempo rodando para llegar al sitio. La última parte de la ruta, como 80 Kms. fueron por carretera que parece una autopista. Las autovías como llaman aquí en Italia a las autopistas de tres canales más hombrillo, son de peaje y bien caras. Al mediodía paré en una estación de servicio con restaurante donde me comí un panino (así les dicen a los sándwiches de pan francés) y un mocachino, me estoy aficionando a ese cafecito que lo hacen buenísimo por estos lados. Al final llegué al destino, el hotel Miralago, que está en un paseo peatonal, en la población de Verbania, a la orilla del lago Maggiore. No esperaba encontrarme algo tan bonito como esta ciudad. La combinación de cosas y casas antiguas con modernas, calles estrechas que casi no caben los carros, la amabilidad de la gente y los paisajes que rodean esta zona son algo de tener en cuenta. Por algo vienen tantos turistas, tanto de Italia como de otras partes. Encontré un restaurante típico italiano, metido por una callecita donde no hay muchos turistas, pero si italianos del pueblo. La comida excelente, tanto así que ayer cené y hoy almorcé y volví a cenar. Hoy lavé la ropa en una lavandería automática. Bueno mañana me toca ir a Livigno otra población italiana, al pie de los Alpes y cerca de la frontera con Austria.



 
                       

                       


                                                                
     
 

    

   



 

martes, 12 de septiembre de 2017

Viaje a Los Alpes. Etapa 6

Ruta: Le Monetier, Les Bains.Francia-Aosta.Italia.
Recorrido: 232 Kms.
30-07. Antes de empezar el relato de hoy, quería hacer notar que el hotel donde me quedé ayer en Le Monetier-Les Bains, Francia, se llama Albergue de Violaine y cuando llegué no me causó buena impresión porque se veía como un sitio viejo y la puerta de entrada que era de madera estaba como mal reparada, pero las apariencias engañan, cuando subí a la habitación era una belleza, grande, limpia, con un tremendo baño con bañera, una camota, un wifi bueno, una vista espectacular y para rematar una excelente atención. Así que no hay que dejarse llevar por las primeras impresiones. El viaje de hoy era de 220 Kms, de los cuales 160 fueron por autopista, así que fue relativamente rápido. Como la autopista y parte de una carretera antes de esta, es la misma que va a Turín, Milán, Génova, etc. hay un tráfico de carros y motos bastante apreciable, (a lo mejor también influye que es domingo), pero el comentario iba porque los conductores de carros y de motos, son bastante cautelosos en general en Alemania, Suiza y Austria, aquí en Italia, cambia la cosa. Los motorizados son bastante arriesgados en la conducción (se parecen a nosotros) y creo que es el carácter latino, del cual nosotros tenemos algunos genes. Y es que se siente el cambio de personalidad, cuando estas en Italia. En las estaciones de servicio de carretera en Alemania, Austria y Suiza que tienen restaurantes, no se oyen casi ruidos, todos hablan en voz baja y son muy corteses, aquí en Italia me paré en una estación de servicio con restaurante y cuando entré parecía un cumpleaños de carajitos, un bochinche, me puse en la cola y cuando me tocó, le pregunte a la empleada en ingles que si había que pagar primero antes de consumir, se me quedó viendo y me dijo en italiano que no entendía y le “gritó” a un compañero que fuera hasta allá para que hablara conmigo. El empleado me explicó y compré lo que iba a comprar. Nosotros también actuamos así. Seguí mi camino y llegué a Aosta, una ciudad que está en el medio de un valle del mismo nombre. Pueblos en las laderas de las montañas, todos con iglesias y castillos. El hotel donde me hospedé hoy se llama Al Caminetto, es un hotel pequeño pero acomodado. La habitación era amplia y el baño un poco estrecho, pero al final uno va al baño una o dos veces en el día. Cuando llegué me atendió la Sra. Adriana, la dueña, muy amable y me mostró la habitación. Me preguntó si quería cenar en el hotel y por un momento dudé, pero después dije que sí, porque al final no conocía la ciudad y el centro no estaba cerca. Aunque después fui caminando, por cierto muy bonito y había una exposición artesanal de quesos, muebles, tejidos y otras cosas. Los quesos que probé eran de lo mejor. En la tarde regresé al hotel y esperé la hora para ir a cenar. Tremenda cena, raviolis con salsa de carne, filetes de ternera con verduras salteadas con mantequilla, de postre medio melocotón con una bolita de chocolate y lo mejor de todo, 12 €. El desayuno no fue tan bueno. Mañana me toca ir a Verbania a la orilla del lago Maggiore.





 




 
 

sábado, 9 de septiembre de 2017

Viaje a Los Alpes. Etapa 4

Ruta: Wassen. Suiza-Les Houches. Francia
Recorrido: 219 Kms.
28-07. Hoy salí con lluvia y con cola en la vía, debido a unas reparaciones. Después de pasar las reparaciones, subí al páramo de Grimselpass a 2165 mts. donde ya no llovía pero había mucha neblina y frio. El termómetro de la moto marcaba 12 °C. A los pocos kilómetros  el tiempo empezó a mejorar y por fin salió el sol!!!! Después de estar dos o tres días sin verlo, entiendo por qué después de estar tres o cuatro meses sin verlo, los europeos se vuelven como locos en verano cuando hay sol y algo menos de frio. Seguí bajando por la carretera hasta que encontré un restaurante llamado Diana que estaba frente a una explanada muy bonita con bancos para sentarse y disfrutar el paisaje al final de la cual había un pequeño aeropuerto para ultralivianos y avionetas, allí me estacioné, y me senté en uno de los bancos  a comer. Al rato siento un ruido y veo que viene un tren que pasó a escasos 5 mts de donde estaba sentado. Después de subir y bajar pasamos la ciudad de Martigny y empezamos de nuevo a subir por una zona de viñedos, para llegar a la frontera con Francia. Antes pasamos los páramos de la Forclaz a 1528 mts y el des Montes a 1461 mts para atravesar  la ciudad de Chamonix que está frente al Mont Blanc y llegar al hotel Chris-Tal en Les Houches.